Buenas noches,

Empezaré contando acerca de mi personalidad para acercaros un poco amí, antes de esta historia, solía ser una persona extrovertida, divertida, un poco cabezota, alocada y bastante dura ( o eso al menos pensaba yo).

Hasta la fecha nunca me había enamorado, había tenido dos relaciones, bastante estables, en las cuales tuve muy bonitas experiencias y algunas menos, pero amor en si, no habia, simplemente, atracción, y ganas de estar con alguien, cabe recordar que yo terminé con las dos relaciones, por aburrimiento, por eso no entendí la reacción de mi segunda pareja, queriéndose suicidar y amenazandome con hacerlo. Pensaba que estaba loco y que eso estaba fuera de lugar, o que simplemente era un juego, con el tiempo, terminó en tratamiento con un psicólogo y un psiquiatra. En aquel entonces desconocía su situación y pensé que estaba loco.

Pasé varios años sola, pensando que mi idea de amor, quedaba reducido a, atracción (básicamente fijándome solo en el fisico), para nada en la persona.

Un día indagando en mi messenger (que para aquel entonces era la red social junto con Facebook, por antonomasia), encontré un messenger desconocido, aparecía una pareja que no me sonaba de nada, entonces pregunté que quién era, y no me respondió, pensé que sería alguna «amiga olvidada» o algún ex-ligue que se habia hechado novia y seguí a otra cosa. Tres semanas más tarde,entrando en messenger y aburrida, le dí al click, del messenger desconocido para pasar el rato hablando y subsanar mis dudas acerca de quién era, esta vez aparecía la foto de un gato (cosa que me hizo enternecerme), porque amo a los gatos, de hecho tenía uno precioso, llamado Luni. Abrí la conversación de chat y saludé, esta vez obtuve respuesta y pregunté quien era, resultaba ser un chico, que no me sonaba de nada con 6 años más que yo, y bastante simpático, así que seguí hablando con él, y descubrí que era de la otra punta de España, cosa más rara aún, ya que nunca había visitado ese lugar, me quedé con muy buen sabor de boca y cerré la conversación con un: ¡ hasta otra!