Capítulo 6: ¿Le habré gustado?

¡Felíz Año a todos!, gracias por vuestros comentarios y mensajes, para agradecéroslo, empezaré el año escribiendo otro capítulo.

Ahí estabamos el uno frente al otro, podíamos vernos, tocarnos…Era un sueño para mí, las ganas de verle eran tantas, que quería decir tantas cosas y a la vez no pude decir ninguna, sólo sonreía de nerviosismo (nunca he olvidado ese primer contacto, para mí tiene un valor incalculable). Cuando me incorporé a la realidad no sabía si darle un beso en la cara o en la boca, así que no hice nada, solo me quedé mirando y sonriendo. Tampoco tenía mucho tiempo, tenía que ir al trabajo, así que le dije que me acompañase.

Estábamos bajando por la cinta mecánica y yo estaba embelesada mirándole cuando me tropecé y me caí ¡qué mal lo pasé!, me avergoncé mucho dejando patente mi nerviosismo, aunque era más que evidente. Empezamos a hablar del viaje, de horarios, de medios de transporte…de todo menos de amor, me ruborizaba la idea de hablar de amor, de nosotros, todavía no estaba preparada.

Llegamos a mi trabajo, él tenía que irse al hotel y yo al trabajo, ya hasta el día siguiente no nos veríamos. Nos despedimos con un abrazo, y yo, sin pensarlo le dí un beso, tímido, pero al fin y al cabo me lancé (fué un beso corto), nos despedimos y subí a mi trabajo. Ese día mi jefe me estuvo comentando mil cosas, pero nada, estaba ausente, sonreía por nada y por todo. Tenía ganas de que fuese el día siguiente o por lo menos salir del trabajo y llamarle para ver que tal estaba. Muy común en mí y como siempre, pensando que alomejor no le habría gustado en persona, que alomejor por eso no me dió nungún beso, entonces ya tenía tema para darle vueltas a la cabeza a algo toda la tarde, tan pronto estaba en la cima como descendía al suelo (me estaba volviendo loca). Pero igualmente la felicidad me invadía, no podía olvidar su cara, su olor, su abrazo.

Salí del trabajo, y rápidamente le llamé para ver que tal estaba (ya que por teléfono me sentía más fuerte enmascarando mi nerviosismo) y también investigar por qué no me dió un beso. Me dijo que le gustaba mucho la ciudad que le costó encontrar el hotel,y como no me hablaba de nuestro primer encuentro, me armé de valor y le pregunté que qué le había parecido, que si le había gustado, se hizo un silencio…y me dijo que no supo cómo actuar, que tenía ganas de verme mañana, que le había sabido a poco ese momento, que sentía su actuación pero que le imponía mucho, entonces me dió un vuelco el corazón de oir eso.

Cuando me fuí a dormir, no podía dejar de pensar en nuestro momento, en todo lo que me dijo, en pensar que al día siguiente le vería y pasaríamos el día entero juntos, ese primer contacto y mi tímido beso se repetían en mi cabeza varias veces. Lo que más me llamó la atención fueron esos ojos penetrantes y a la vez dulces, que me quitaban el aire cuando se clavaban en los míos. Teníamos que dar pasos agigantados porque quería casarme con él, nada había cambiado, todo lo contrario, más fuerte se volvieron mis sentimientos le amaba y amaba mi mundo junto a él, flotando en nuestra nube de amor.

3 comentarios en «Capítulo 6: ¿Le habré gustado?»

  1. Me encanta tu relato, me siento identificado con el por que viví una historia muy parecida a la tuya, pero ahora nuevamente somos dos desconocidos que alguna vez coincidmos.

    Responder
      • “Por la presencia de los inmensos poderes de San Cipriano junto a las tres almas que vigila san Cipriano (nombre de la persona), vendrá a mi encuentro justo en este momento y detrás de mí (nombre de la persona) vendrá a mi presencia arrastrándose y plenamente enamorado, rebosante de amor; pero también de deseos de retornar a mi y pedirme de rodillas perdón por haberme engañado y de esta manera pedirme en noviazgo, para luego pedirme nos casemos lo más pronto posible.

        San Cipriano, se que tu tienes ese poder y te pido que él pueda olvidar a cualquier mujer que se encuentre en su cabeza perturbándolo y retorne para asumirme y declararse para que todos sepan que así es. San Cipriano aleje de (nombre de la persona) a cualquier mujer que desee dañarnos, y que solo me busque a mi en todo momento desde hoy y ahora.

        Te pido San Cipriano que viva tan solo con el deseo de estar a mi lado, y de que nunca pierda la certeza que yo soy la mujer perfecta para el, que (nombre de la persona) no alcance a tener vida sin mi y que (nombre de la persona) todos los días de su vida tenga presente mi imagen en su pensamiento en todos los momentos.

        En este momento en donde se encuentre y con quien esté, él vendrá a buscarme porque su pensamiento solo esta en mi. Que incluso cuando se acueste sueñe conmigo y que al abrir sus ojos solo piense en mí y además me desee, que en cada una de sus comidas sea yo quien invada su pensamiento, y que a su andar también sea yo quien lo acompañe en su mente.

        Te pido San Cipriano que (nombre de la persona) desee con locura verme, olerme, tocarme con amor, que (nombre de la persona) también quiera con todas sus fuerzas abrazarme, besarme, cuidarme, protegerme, y siempre amarme durante las 24 horas de todos los día de su vida, haciendo que me ame mucho más cada segundo que pasa y que sobre todas las cosas sienta placer solo con oír mi voz.

        San Cipriano te pido que hagas que (nombre de la persona) sienta por mí (tu nombre) un fuerte deseo y que este sea fuera de lo normal, que se sienta como nunca se ha sentido por otra persona y que jamas sentirá por nadie mas. Que su placer solo lo encuentre a mi lado, y que su cuerpo solo me pertenezca a mi ya que solo encontrara paz estando a mi lado. Siempre te agradeceré a ti San Cipriano por encontrarte trabajando a mi favor y en agradecimiento divulgare en todos los lugares a donde voy tu nombre en pago por amansar a (nombre de la persona) y traerlo junto a mi

        Responder

Deja un comentario