Capítulo 5: Primera cita

Buenos días,

Evidentemente, contesté con un SI, me quería casar con esa persona que todavía no había visto, lo decía de corazón, haría esa locura ¿por qué no?, solo tenemos una vida y estaba profundamente enamorada, como si de un cuento se tratara, empezamos a hacer planes.

Lo primero era vernos en persona, ya que habíamos formalizado nuestra relación era lo más normal, de hecho evitaba comentar con mis amigas, lo que estaba sucediendo (por evitar comentarios como ¡qué locura!, ¡puede ser un psicópata!…) era un secreto que guardaba de puertas para adentro en mi habitación.

Me mandó un mensaje comentándome que quería venir a verme en unas semanas, yo no me lo podía creer, estaba nerviosísima y todavía quedaba tiempo. Me pasé todas las semanas pensando y pensando en verle, era feliz, inmensamente feliz. Pasó el tiempo hasta la esperada semana, no podía dormir pensando, cómo iba a ser?, qué pasará?, le gustaré en persona?. Y así pasó la semana entre sueño y sueño.

Habíamos quedado por la tarde, iba a buscarle al aeropuerto. Estaba muy nerviosa, fuí a clase por la mañana para entreterme, pero estaba ausente en clase, pensando en la tarde. Desgraciadamente no pude librarme del trabajo ese día, sólo que me dejó entrar más tarde mi jefe, por lo que podría ir a buscarle al aeropuerto y después que me acompañase al trabajo.

Salí corriendo de clase, dirección aeropuerto, todavía quedaban 3 horas para que llegue, pero yo quería ser puntual a medida que avanzaba en el aeropuerto, más sentía que me faltaba el aire. No podía ni respirar cuando llegué a la puerta, así que cogi aire y esperé, ¡quedaba aún media hora!, nunca había estado tan nerviosa por nada, ni si quiera por las pruebas para entrar a la universidad, nada me había desestabilizado tanto nunca. Empezó a entrar gente por la puerta de los vuelos de llegada, y más nerviosa estaba, miraba a cada persona que entraba, pero no le veía. Y de repente, noté unos ojos, clavándose en los míos, unos preciosos ojos de color miel (los más bonitos que había visto en mi vida), era él, no lo podía creer, me quede muda, sin voz. Se acercó y me dió un abrazo, noté que se paraba el tiempo, de repente dejé de escuchar el murmullo de la gente, era todo silencio, estaba todo perfecto, me sentía completa, me sentía en paz.

4 comentarios en «Capítulo 5: Primera cita»

Deja un comentario